Viajar con niños

Cuatro días para poner a tus hijos en el coche

Martorell, 03 septiembre 2020

  • A los padres les lleva una media 96 horas al año la tarea de subir a los niños en el coche, según un estudio de SEAT en España, Alemania y Reino Unido
  • Sujetar a los pequeños a las sillitas  y cargar el vehículo con todos los elementos necesarios para el trayecto, algunos de los aspectos que retrasan la salida
  • Gran parte de los progenitores llega tarde al trabajo al menos una vez a la semana por este motivo

Visitas al baño en el último momento, escenas interminables para que se pongan los zapatos y el abrigo, decidir qué juguete quieren llevarse cada día al colegio… Salir de casa es solo una parte del reto al que se enfrentan a diario las familias con niños. Y falta el más difícil todavía: convencerles para que entren en el coche, lograr sujetarlos a las sillitas y cargar todo lo necesario en el maletero. Una odisea a la que padres y madres dedican un total de 96 horas al año, ni más ni menos que cuatro días enteros, según un estudio que SEAT ha realizado en España, Alemania y Reino Unido.

Tiempo. La encuesta concluye que los progenitores tienden a alargar sus rutinas una media de 20 minutos para contrarrestar las demoras provocadas por la tarea de poner a sus hijos en el coche. Es algo común en los tres países de la encuesta, aunque hay un 10% de españoles y un 6% de alemanes que aseguran que deben agregar al menos 40 minutos de margen por si el momento de entrar en el coche se alarga.

Los terribles 2: Por algo se conoce así a esta edad. Y el momento de salir de casa y subir al coche no es ninguna excepción. Según el estudio, un 41% de los padres asegura que cumplir con esta rutina es más difícil con pequeños de entre dos y tres años.

Lo que más resta. Británicos, alemanes y españoles coinciden en que lo que más tiempo les quita es lograr que los niños se pongan los zapatos y el abrigo para salir. Además, el momento de colocarlos en los sistemas de retención infantil y abrochar los cinturones de seguridad o las visitas al baño a última hora son otras de las grandes preocupaciones de los padres en cuanto a tiempo.

Tarde, una vez por semana. El tiempo que se pierde en este proceso diario hace que padres y madres a veces lleguen tarde al trabajo. En España es donde más sucede: más de la mitad de los progenitores (55%) se retrasa en su entrada a la oficina al menos una vez a la semana. De estos, en el 45% de los casos la frecuencia de retrasos es de más de uno por semana y un 21% reconoce que se demora todos los días. Del total, solo el 19% de los encuestados nunca llega tarde. Por su parte, un tercio de los británicos admite que se atrasa en su llegada a la oficina al menos una vez por semana. Esto contrasta con las cifras de Alemania, donde un 41% de los padres asegura que nunca se retrasa y solo un 23% reconoce llegar tarde al trabajo una vez a la semana por lo menos.

Un momento “temido”. Curiosamente, del estudio se desprende que más del 70% de los progenitores españoles teme la rutina de subir a los niños en el coche, un 15% de ellos en gran medida, mientras que en Alemania el recelo desciende al 58% y solo un 4% manifiesta temor intenso. Ante estas situaciones de estrés, en España más de la mitad de los padres confiesa que a veces suelta o piensa ‘tacos’ mientras realiza la tarea, y un 15% lo hace a menudo. Por su lado, solo a un 42% de los alemanes se les escapan palabrotas de vez en cuando en el momento de entrar a sus hijos al coche.

Técnicas milenarias. Para conseguir que el proceso de entrar en el coche sea lo más corto y rodado posible, muchos padres y madres utilizan el viejo truco de los incentivos. Escuchar su música favorita, prometer algo al llegar al destino, dejarles la tableta para que vean sus programas preferidos u ofrecerles dulces y golosinas están entre las técnicas más populares. España es el país donde más normalizados están los incentivos, con casi tres cuartas partes de los padres que los usan. En Alemania, por su parte, es un 60% el que admite estas tácticas, y solo poco más del 25% lo hace en Reino Unido.

Lo que suma. Pese a las molestias que esta aventura diaria puede suponer para los padres y madres, a la hora de la verdad el 96% reconoce que disfruta viajando en coche con sus hijos. Muchos señalan que lo que más les gusta de los trayectos en familia es poder charlar con ellos, cantar canciones a viva voz juntos y escuchar sus observaciones, inocentes y extrañas, sobre el mundo. En definitiva, el mal rato, las prisas y los tacos valen la pena al oir su risa.

SEAT Tarraco, confort para la familia. Ya cuesta suficiente trabajo sacar a los niños de casa, por lo que el SUV más grande de SEAT ha implementado elementos family-friendly para hacer esta rutina más cómoda y disfrutar aún más de los viajes en familia:

o    Portón del maletero automático y Pedal Virtual, para que ir cargado con bolsas, mochilas, almuerzos y juguetes no sea un problema

o    Espacio amplio adecuado para las sillitas de retención infantil

o    Segunda fila de asientos desplazables y divida en dos partes con hasta 7 asientos fácilmente abatibles. Sistema Full Link para vincular el teléfono con Apple Car Play, Android Auto y Mirror Link para que mantener a los pequeños entretenidos sea una tarea más fácil

o    Disponible con cuatro niveles de acabados distintos

o    Tres anclajes ISOFIX con Top Tether anti rotación de silla infantil

SEAT Comunicación

Gemma Solà
Gestión de Contenidos y Plataformas
M/ +34 639 944 087
gemma.sola@seat.es

Vanessa Petit
Generación de Contenido
T / +34 680 153 938
vanessa.petit@seat.es

Hola Vane,

 

Ok, pues preparamos la opción 3.