Nuevo SEAT Ateca 2020

Motores y chasis: máxima eficiencia

Martorell, 14 septiembre 2020

La gama de motores del nuevo SEAT Ateca 2020 está compuesta por versiones de gasolina (TSI) y diésel (TDI). Cada uno se ha diseñado para ofrecer los más altos niveles de prestaciones y agrado de funcionamiento. Asimismo, el chasis del SEAT Ateca combina tecnologías desarrolladas para garantizar su tracción, estabilidad, agilidad y confort de marcha.

Gasolina

Hay cuatro opciones de motores de gasolina disponibles. Un tricilíndrico 1.0 TSI con 115 CV de potencia (85kW) y 200 Nm de par máximo, asociado a una transmisión manual de seis relaciones.

El ciclo Miller optimiza el control de la distribución con un cierre adelantado de las válvulas de admisión, combinado con una mayor relación de compresión y un turbocompresor que consigue una mezcla aire-combustible más controlada en la cámara, mejorando así la eficiencia energética en hasta un 10%.

Con una potencia de 150 CV (110kW) y 250 Nm de par, el motor de gasolina de 1.5 litros con cuatro cilindros está disponible tanto con transmisión manual de seis velocidades, como con DSG de doble embrague de siete relaciones. Incorpora la gestión activa de cilindros, de forma que en algunas situaciones de conducción el motor trabaja solo con dos cilindros para reducir el consumo y maximizar la eficiencia.

La versión más potente de gasolina es el 2.0 TSI de 190 CV (140 kW) con un par más elevado, de 320 Nm, unido exclusivamente a la transmisión DSG-7 de doble embrague y al sistema de tracción total 4Drive.

Diesel

El diésel sigue siendo una tecnología clave en la gama de propulsores del Ateca y, con la llegada de la nueva versión 2020, la oferta se ha ajustado para proporcionar un mayor equilibrio entre dinamismo y eficiencia.

Todas las unidades TDI incorporan un nuevo sistema doble de dosificación de SCR, que incluye una inyección dual de AdBlue para reducir significativamente las emisiones de NOx  en comparación con los motores diésel de la anterior generación. El resultado es una gama de motores diésel que cumplen con los estrictos requisitos de las normas de emisiones Euro 6AP.

El bloque TDI de 1.6 litros que estaba disponible anteriormente para la variante menos potente (115 CV/85 kW) ha sido reemplazada por un 2.0 TDI. Este nuevo motor de igual potencia ofrece mejores prestaciones (más par y máxima potencia disponible en una gama más amplia de revoluciones), y se incorporará a la oferta en las próximas semanas.

Este motor 2.0 TDI va unido a una transmisión manual de seis velocidades y ofrece una potencia de 115 CV (85 kW) y un par máximo de 300 Nm. Los datos de consumo y emisiones estarán disponibles próximamente.

Hay disponible una unidad más potente de 150 CV (110 kW) con 340 Nm de par motor, que se puede acoplar a una transmisión manual de seis relaciones, o a una DSG de doble embrague con siete marchas. Asimismo, este bloque también se ofrece con tracción total 4Drive (exclusivamente con la transmisión DSG), en cuyo caso el par máximo asciende a 360 Nm.

Las prestaciones y la eficiencia de los sistemas de propulsión se ven acompañados por el chasis, lo que permite que el nuevo SEAT Ateca ofrezca una conducción dinámica y emocional con independencia de las condiciones.

El nuevo Ateca utiliza una suspensión de arquitectura McPherson en el tren delantero, mientras que en la parte trasera incorpora según el motor elegido una configuración de eje semirígido o un eje multibrazo (solo para las versiones 4Drive). Consigue así el rendimiento dinámico necesario, la máxima seguridad y otorga una gran confianza al conductor.

Y para aquellas variantes dotadas del Control Dinámico de Chasis (DCC), la rodadura y el comportamiento del vehículo puede variar según las condiciones y las necesidades del conductor, haciendo que el SEAT Ateca sea más confortable.

El DCC lee constantemente las condiciones de la carretera, a la vez que tiene en consideración las acciones sobre el volante, el freno y la aceleración, para adaptar la firmeza de la suspensión, optimizando la amortiguación en cada rueda y así proporcionar un confort y un dinamismo como ningún otro.

En las versiones con tracción delantera con este sistema, los conductores pueden seleccionar mediante un mando rotativo entre cuatro modos distintos de conducción: Eco, Normal, Sport e Individual, mientras que los vehículos con el sistema 4Drive ofrecen dos posibilidades más: Off-road y Snow.

Las versiones de tracción delantera del Ateca ofrecen una increíble experiencia de conducción, Por su parte, el sistema 4Drive aporta una serie de beneficios adicionales, que aumentan el nivel de seguridad durante la conducción en las condiciones más difíciles.

El sistema de tracción integral 4Drive es uno de los más avanzados del mercado, e implementa un conjunto de embragues multidisco en baño de aceite ubicado en el eje multibrazo trasero, al final del árbol de transmisión y justo delante del diferencial posterior. Esta ubicación mejora el reparto de pesos y reduce la inercia y el tiempo de reacción del sistema, pues ese eje cardán está siempre conectado al motor.

Los anillos metálicos de fricción del embrague del sistema 4Drive, están colocados por parejas enfrentadas. Uno de los anillos de cada pareja está permanentemente conectado al árbol de transmisión, que transmite el movimiento desde la caja de cambios. El otro anillo gira con la sección final del árbol de transmisión, que está unida al diferencial trasero. Un pistón con actuación hidráulica permite aumentar la presión de aceite para comprimir el paquete de discos y transferir potencia al eje posterior, dependiendo de los parámetros indicados por el sistema electrónico de control.

Combinado con la precisa y reactiva dirección con asistencia eléctrica y la opción de una transmisión de doble embrague DSG con rápidos cambios de marcha o de una precisa caja manual de seis velocidades, el nuevo SEAT Ateca ofrece una combinación exquisita de habilidades de cara al conductor y un refinado aplomo sobre la carretera.